Barbara Kruger: \"We don\'t need another hero\" | Las mujeres artistas más allá del 8 de marzo

Opinión

Las mujeres artistas más allá del 8 de marzo

 

Suele coincidir, en torno al 8 de marzo, que se suceden un número importante de actividades artísticas que presentan la buena salud de la creación hecha por mujeres. Suele coincidir, también, que esta bulimia de eventos se ve el resto del año adelgazada, sin apenas más actividad. Suena redundante insistir en la importancia de no olvidar a las mujeres artistas el resto del año, pero aún así sigue siendo necesario. ¿Debemos conformarnos con reivindicar a las mujeres artistas un día al año?

Respecto a fotografía han surgido proyectos interesantes, diseminados por el resto del año, que quieren reivindicar la presencia de ellas detrás del objetivo. Ya no es Gerda Taro la segunda que aparece detrás del nombre de Robert Capa, sino que son las fotógrafas las que toman la palabra y exigen el sitio que les corresponde en el sistema del arte.

Pero este sigue sin ser un camino fácil. Recientemente veíamos cómo el catálogo de obras del “Fotografia a Catalunya”, recién publicado y donde participan varias instituciones y museos, contaba con 75 fotógrafos en su archivo y tan sólo 4 fotógrafas (Colita, Alejandra Carles-Tolrà, Sandra Balsells y Paola de Grenet). La campaña llevaba a cabo en las redes reclamando la presencia de las que habían trabajado en Cataluña y no estaban ni sugeridas en el archivo, hizo que la organización se pronunciara y se comprometiera a seguir ampliando su base de datos con más mujeres.

Algo parecido busca GYF Género y Figura Reivindicando a las Mujeres Fotógrafas. A través de una campaña de crowdfunding, apoyada desde la Universidad Carlos III, y con Nieves Limón como una de sus impulsoras, GYF llevó a cabo una convocatoria abierta para que mujeres fotógrafas presentaran sus proyectos. De los dossieres finales, cuatro han sido las seleccionadas para la grabación de un vídeo sobre su trabajo (en 3 casos) y la producción de un fotolibro (1).

Este mes de mayo se presenta en la Fundación Telefónica Tras los pasos de Inge Morath. Miradas sobre el Danubio, una muestra que recoge el trabajo de ocho fotógrafas ganadoras del premio Inge Morath. El recorrido mítico que Morath hizo en 1951 desde el nacimiento del río en Alemania hasta su desembocadura en el Mar Negro de Rumanía es ahora revisitado y vuelto a fotografiar por las ocho ganadoras del premio, que en julio y agosto de 2015 volvieron de nuevo a recorrerlo. Entre las seleccionadas está la española Lourdes R. Basolí, además de otras siete de varios países: Olivia Arthur, Kathryn Cook, Jessica Dimmock, Emily Schiffer y Ami Vitale (de Estados Unidos), Claudia Guadarrama (México) y Claire Martin (Australia).

Otra cita interesante, aunque quizá más dispersa en cuanto a la cantidad de actividades y su extensión en el tiempo es la Bienal Miradas de Mujeres (se extiende de marzo a diciembre de este año). Precisamente la amplitud temporal que abarca ha supuesto que el inicio haya quedado un poco diluido, aunque algunas de las actividades que se enmarcan dentro de la Bienal sí resultan especialmente interesantes.

Lo es el taller Venus. Remakes feministas que organiza el Colektivof (Eva Garrido y Yera Moreno) en el CA2M. Un taller para reapropiarse de las imágenes y dotarlas de un nuevo sentido, visual y simbólico, partiendo de Venus, icono de la representación femenina en la Historia del Arte pero también cargada de estereotipos asociados a las mujeres y a la idea de creador. Un intento por deconstruir esos genios de la Historia, que casi siempre se han configurado en torno al hombre blanco, masculino, heterosexual, de clase media y occidental.

La que cumple ya su cuarta edición es la serie de exposiciones que comisaría Margarita Aizpuru en CentroCentro. FEMINIS-ARTEcomenzaba su andadura en el videoarte y se abre ahora a disciplinas como la pintura, la instalación, la fotografía o la performance. Esta última disciplina tiene este año un protagonismo especial con el ciclo de conferencias y acciones bajo el título de PERFORMANCERAS: mujeres,  performances y género. Entre las artistas de la exposición destacan los trabajos de María Cañas, Marina Núñez, La Ribot, Cristina Mejías, Mara León y Teresa Serrano, entre otras.

Y volviendo al origen de esta cuestión, y por donde comenzaba mi relato, cabe preguntarse por la efectividad de destacar una reivindicación una vez al año. Soy de las que defiende que, en cualquier cuestión que reclame la obligada igualdad, cualquier acto que llame la atención sobre el problema es siempre bienvenido. Aún así, y esto es algo que intento aplicar a mi trabajo todo el año, es necesario que ese compromiso por “hacer ver que están” y poner el dedo sobre la llaga, denunciando listas desiguales, premios con jurados eminentemente masculinos o colectivas donde ellas apenas están, se extienda todo el año. 

La eterna discusión sobre las cuotas, y que recientemente, en una mesa de trabajo para exigir la igualdad en la cultura llevaba a un airoso debate, sigue siendo necesaria más allá de la discusión. Mientras las mujeres artistas no estén representadas (y teniendo en cuenta que suponen casi el 70% de las graduadas en Bellas Artes) las cuotas tienen que servir como una norma que fuerce lo que de forma natural debería ya existir. Que el trabajo diario de las y los que nos dedicamos a las artes visuales sirva para extender todo el año no sólo ya el 50% que se pide a veces, sino la justa presencia de todas aquellas que se encuentran trabajando y tienen, además, que lidiar con un techo de cristal. Por Semíramis González


Suscríbete a nuestro canal de noticias