Josep Inglada y Roser Figueras | Cal Cego de Josep Inglada y Roser Figueras, una colección privada con vocación pública

Entrevistas

Cal Cego de Josep Inglada y Roser Figueras, una colección privada con vocación pública

 

El proyecto Cal Cego - Colección de Arte Contemporáneo tiene su origen en la colección privada iniciada en los noventa por el matrimonio formado por el arquitecto Josep Inglada y la interiorista Roser Figueras, al que, en el año 2006, se sumó la comisaria y crítica de arte barcelonesa Montse Badia, como directora artística, para que, a partir de ese momento y hasta la fecha, entre los tres 'trascendiera el ámbito doméstico, se convirtiera en patrimonio cultural reflejo de una época y fomentara el conocimiento del arte'.

Estos y no otros "son los motores que impulsan el proyecto Cal Cego", según explica Badia en la web de la colección, a la que sus artífices Inglada y Figueras se refieren, en esta entrevista, como "ventana de visibilidad permanente" al ser "un catálogo razonado, en proceso, con textos, escritos por especialistas, sobre cada una de las obras de la colección".

Pero, sin duda, con lo que se percibe que la pareja se siente plenamente feliz es con el gran cambio de paradigma a la hora de coleccionar que dieron de la mano de su directora artística: "al principio para nosotros coleccionar significaba adquirir piezas, y ahora mismo, desde el proyecto Cal Cego, coleccionar significa buscar maneras de activar esas piezas y hacerlas públicas, hacerlas participar en propuestas elaboradas por nosotros o en colaboración con otros".

Por ello, sin miedo a equivocarnos, podemos asegurar que estamos ante uno de los referentes de coleccionismo activo de arte contemporáneo en España que mejor y más claro demuestra el 'servivio de vocación pública de una colección privada'.

A continuación, la entrevista completa de Josep Inglada y Roser Figueras, que da continuidad a las ya publicadas de Susana LloretFrancisco Cantos y Rosa Yagüez.

ARTEINFORMADO (AI): ¿Por qué empezaron su colección de arte? ¿Desde la primera adquisición cómo han evolucionado sus gustos?

Roser Figueras y Josep Inglada (RF-JI): Para nosotros el arte siempre ha sido una forma de conocimiento, de acceso a otras maneras de pensar y de ver el mundo. Una de las primeras obras que adquirimos fue una pieza de Zush y, aunque en estos años hemos aprendido mucho y, sobre todo, hemos conocido muchos trabajos y muchos artistas, todavía nos identificamos con las primeras piezas que adquirimos. 

Al principio para nosotros coleccionar significaba adquirir piezas, y ahora mismo, desde el proyecto Cal Cego, coleccionar significa buscar maneras de activar esas piezas y hacerlas públicas, hacerlas participar en propuestas elaboradas por nosotros o en colaboración con otros. Significa también contribuir a difundir el conocimiento en arte contemporáneo, colaborar con la universidad, con críticos, comisarios, con artistas…

AI: ¿Han contado o cuentan con asesoramiento? ¿Cuáles son sus ferias, galerías?

RF-JI: Desde el año 2006, contamos con la asesoría de la crítica de arte y comisaria Montse Badia, que es la directora artística de la colección y con ella hemos desarrollado juntos el proyecto Cal Cego.

Visitamos algunas ferias de arte que nos parecen importantes para nosotros, como ARCO, Basel o Frieze, entre otras. Visitamos regularmente las galerías más cercanas de nuestro contexto y también cuando viajamos a otras ciudades intentamos conocer la escena artística y galerística. Naturalmente, intentamos también estar al día de la programación de las instituciones artísticas, así como de algunas iniciativas independientes.

AI: ¿Cuáles señalaría como las piezas más potentes de su colección? ¿Y los artistas fundamentales? ¿Podría señalarnos el/los planteamientos generales que componen la colección? ¿Existe una unidad temática, o se mantienen diversas líneas?

RF-JI: Todas las obras que forman parte de Cal Cego son importantes, son parte de nuestra historia, establecen diálogos entre ellas, son susceptibles de diversas lecturas dependiendo del contexto, por tanto, todas son potentes de una manera u otra. Dicho esto, creemos importante reunir grupos de obras significativas de los artistas, más que obras aisladas, es decir, nos gusta acompañar el desarrollo del trabajo de algunos artistas. En ese sentido Ignasi Aballí es esencial en la colección, como lo es Javier Codesal, Douglas Gordon o Hans-Peter Feldmann, por citar solo algunos. También nos gusta participar en algunas producciones, como fue el caso de Enric Farrés- Duran, Pep Vidal o Lúa Coderch, entre otros.

En cuanto a las líneas discursivas de la colección, a lo largo de estos años, hemos ido trazando diferentes hojas de ruta que nos han servido de guía de actuación y de eje articulador de nuestras actividades. Partiendo de unas nociones básicas como la arquitectura, los espacios y las relaciones personales que en ellos se generan, nos hemos centrado en cuestiones como la representación, el estatus de la imagen, la percepción, el cuestionamiento de las evidencias, la mirada crítica y también el propio papel del artista, su necesidad de seleccionar y señalar cosas y situaciones. Desde hace un tiempo estamos trabajando a partir de una noción que funciona bien como Zeitgeist o espíritu de nuestra época, la idea de puntos de fuga. 

AI: ¿Siguen realizando compras actualmente? ¿Qué nombres les interesan ahora?

RF-JI: Seguimos fieles a nuestra línea de trabajo, que, como la colección va evolucionando de una manera orgánica. Es una colección del presente y, por tanto, estamos atentos a lo que hacen los artistas y también a todo tipo de propuestas que van más allá de los estándares asumidos.

AI: Con cerca de 400 obras reunidas ¿nunca han pensado en abrir un espacio para exponer su colección de forma permanente?

RF-JI: Desde el principio tuvimos claro que nuestra colección debía ser nómada en el sentido de que no estaría expuesta permanentemente, pero si a disposición de críticos, comisarios e instituciones para formar parte de otras instituciones y proyectos. Tenemos también obras en depósito en museos como el MACBA o el IVAM.

Como ventana de visibilidad permanente tenemos la web de la colección, que es un catálogo razonado, en proceso, con textos, escritos por especialistas, sobre cada una de las obras de la colección. 

AI: Como coleccionistas, ¿mantienen algún otro tipo de relación con otras entidades, públicas o privadas, para potenciar el coleccionismo y la creatividad artística?

RF-JI: Constantemente. Con IL3, el departamento online de la Universidad de Barcelona, contribuimos a fundar y apoyamos el Máster en Arte Contemporáneo en el que se imparte un módulo específico sobre coleccionismo. A nivel más privado, mantenemos contactos e intercambios con instituciones (como comentábamos tenemos obras en depósito en el MACBA y el IVAM) y con otros coleccionistas.


Menciones


Suscríbete a nuestro canal de noticias