Chelín Reino

  • Datos biográficos

    Nació en 1932 en Las Palmas de Gran Canaria, Las Palmas, España

    Reside en España

  • Habiendo nacido una década exacta más tarde que mi prima Pilar, yo conocí a mi tía Chelín en su madurez artística, ya aquí, en Las Palmas. Mi mirada aún infantil se paseaba por los rotundos trazos negros que silueteaban sus figuras, mis dedos palpaban sus tentadoras texturas terrosas; la calidez de sus colores y sus contrastantes azules me llenaban de placer. La gran estabilidad de sus composiciones me apaciguaba. Su temperamento fuerte y resolutivo se manifiesta en su pintura: Sus formas respiran una solidez casi rústica, bondadosa y primitiva, lejos de toda cualidad poética, seductora o refinada que podría tender a asociarse, por concepto reductor, a la mano de una mujer artista. Chelín disponía de sus particulares ingredientes para fabricar su belleza singular y su personal universo pictórico. “Era una persona muy inteligente, de gran y diverso talento artístico; tenía un temperamento independiente. Era, al tiempo, decidida e indecisa, fuerte y vulnerable, llena de amor y comprensión, pero también dura y “geniuda”. La vida de Chelín fue compleja y dificil y encontrar tiempo para trabajar en su arte no era cosa sencilla. Pero ella hizo todo lo posible para no permitir que esa posición vulnerable la definiera. A su regreso a Las Palmas, tenía a su cargo a sus tres hijos pequeños y debía trabajar durante horas fuera de casa cada día, a lo que se sumaba preparar oposiciones o buscar canales posibles para exponer su arte o participar en concursos. Su mayor frustración era el crear bajo presión para materializar una idea en un lienzo o tabla sin tener el tiempo material para hacerlo, como ocurrió en el caso de un concurso para La Caja: “Recuerdo aquella obra de la mujer que mira hacia abajo desde su azotea, hacia las calles casi vacías, como si no hubiera nadie a quien pedir ayuda. Siempre sentí su soledad en ese lienzo” Los fondos deshabitados de sus cuadros siempre me han producido desazón, a mí también. El decorado, siempre escueto y colorido, estructura la composición en las escenas urbanas. La impresión de calma prevalece en las figuras de personas, con su morfología redondeada de las formas y posturas. A menudo son retratadas en una inmovilidad silenciosa, intemporal, en puestas en escena de historias ordinarias, o en el abandono del reposo, y también en la gracia del juego. La figura femenina y los niños, son elementos de base que se repiten regularmente en su obra. En las escenas de maternidad, la figura femenina suele estar sumida en la introspección, en el vacío sensorial o en la meditación solitaria. El niño tampoco mira a su madre, la mirada de ella perdida, Isabel Llarena Reino y Pilar Castro Reino


Exposiciones

Exposiciones en las que ha participado como artista Chelín Reino

Exposiciones actuales (1)

  • Los pasos perdidos

    San Martín Centro de Cultura Contemporánea / Las Palmas de Gran Canaria, Las Palmas, España