Fotografía extraída de Instagram

Borja Fernández-Cobaleda

  • Datos biográficos

    Nació en España

    Reside en Madrid, España

  • Director de Campocerrado y coleccionista. El nombre de Campocerrado siempre ha estado ligado al toro bravo. Los taurinos recuerdan a Atanasio Fernández y sus míticos toros. No obstante, el origen del nombre no tiene relación alguna con la cría de toros ni con la tauromaquia. Se cuenta que, durante la Guerra de la Independencia, el Duque de Wellington conducía el ejercito inglés camino de Salamanca tras liberar Ciudad Rodrigo. Al llegar a Campocerrado decidió acampar allí con sus tropas. Sin embargo, le pareció que aquellas tierras, en caso de una emboscada de los franceses, se convertirían en una trampa puesto que era un "closed field" (campo cerrado). Por lo tanto decidió levantar el campamento y continuar su marcha hacia el este, acampando finalmente en los Arapiles, lugar donde se produjo la celebérrima batalla. En 1996 un nieto de Atanasio decidió cambiar el ganado bravo por vacas limusinas. Después de contemplar distintas opciones, se decantó por esta raza francesa, oriunda de Limoges, muy extendida por toda Europa y perfectamente adaptada a nuestro país. Se caracteriza por su fácil manejo en el campo y sus buenos rendimientos cárnicos. Además de la crianza del ganado vacuno, mantuvo la del porcino ibérico. De esta manera, vacas y cerdos conviven en la dehesa y aprovechan los recursos que ésta les ofrece. Por un lado alimento, en forma de pasto y bellota, y por otro lado cobijo, bajo el arbolado de encinas, robles, alcornoques y fresnos. Pero, de la misma forma que la dehesa presenta ventajas a los animales, estos también corresponden del mismo modo. El pastoreo natural de vacas y cerdos evita el crecimiento de maleza, que en caso de incendio tiene un efecto fatal, ya que ayuda a la propagación de las llamas. También la presencia de animales en la dehesa contribuye a que se produzca una fertilización natural de los suelos. Este equilibrio presenta a la dehesa como un sistema agroforestal muy interesante desde un punto de vista medioambiental o de bienestar animal. Diez años después, en 2006, decide poner en marcha un proyecto innovador, como continuación a una nueva gestión del campo. Entonces, empieza a servir directamente la carne de sus terneros a familias en Madrid. La idea es muy bien acogida y en muy poco tiempo consigue que 300 familias madrileñas reciban mensualmente sus pedidos de carne. Además, poco a poco, empieza a ofrecer sus productos también a restaurantes, escuelas de cocina, etc. La carne tiene muy buena aceptación porque es realmente saludable y muy sabrosa. Además de la comodidad de la entrega en el propio domicilio. La clave es el control de todo el proceso: el manejo en el campo, la alimentación de los animales, la preparación de la carne y la distribución de los pedidos. * Texto extraído del web de Campocerrado


Cursos

Cursos en los que ha participado como docente

 

 


Noticias relacionadas con Borja Fernández-Cobaleda