Vista de la exposición – Cortesía de la galería Karen Huber

Y cuando uno vive en el paraíso, ya uno no quiere irse tan pronto

  • … Y cuando uno vive en el paraíso, ya uno no quiere irse tan pronto… Cuando pensamos en el paraíso nos vienen a la mente paisajes idílicos, playas, palmeras, jardines, campos y flores. Pero para Héctor Madera (Bayamón, Puerto Rico, 1977) el paraíso no es la promesa del más allá, sino la vida en el más acá. Después de casi una década de residencia en Nueva York, Madera llegó a la Ciudad de México hace un año y medio, y ha encontrado su paraíso en esta ciudad llena de contrastes, belleza y confusión. La ciudad, como la vida, nos llena de experiencias tan terribles como maravillosas, y es el reto personal – o el maratón de cada día- hacer de ella un paraíso. El trabajo de Héctor Madera surge de experiencias personales y de la observación de situaciones cotidianas en las que se ve reflejada la lucha del día a día. Situaciones embarazosas, circunstancias desafortunadas y logros insignificantes son la inspiración de su práctica artística. A través de distintos medios que van del collage, esculturas en neón y pinturas a gran escala, Madera evoca estados emocionales que van de la tristeza y frustración, al éxtasis y la alegría. Tras varios años de experimentar con otros medios, Madera retoma la pintura “tradicional” para convertir los lienzos en una extensión de su cuaderno de notas. A modo de sketch, estas pinturas son un reflejo de su cotidianeidad, una superposición de ideas, pensamientos y referencias visuales que forman parte de su imaginario personal. Por otro lado, los enredos en neón hacen referencia, nuevamente, a la confusión de la vida, pero no en un sentido peyorativo, sino en una forma de caos llena de belleza y luminosidad, donde no parece haber principio ni final – pues en realidad ¿qué más da? Sin duda, uno de los medios favoritos de Madera es el collage, y en la serie de obras Yo feliz, AMANDOME, hace un despliegue de las posibilidades visuales que este medio brinda. Con evidente referencia hacia las flores de Andy Warhol, estos collages buscan enfatizar los principios de repetición y unicidad que aquel propuso, agregando por supuesto, ese toque de humor tan característico de su obra. Además, ¿a quién no le gustan las flores en medio de tanta mierda? Según el trend forecast de Pantone, el color de la primavera 2018 será el amarillo, un color que irradia valentía, audacia y confianza. Este año, quizá más que nunca, vale la pena ser valientes, audaces y confiar. Héctor Madera nació en 1977 en la ciudad de Bayamón, Puerto Rico. Cuenta con un MFA del Brooklyn College (2011). Su obra ha sido expuesta en El Museo del Barrio, NY, el Museo de Arte Contemporáneo de San Juan, PR, el Museo La Ene, Buenos Aires, la Saatchi Gallery, Londres y el Museo de Bellas Artes de Taipei, Taiwán. Fue beneficiario de la subvención Dave Brown Project (2013), la Beca Fundación Puffin Ltd., Teaneck, Nueva Jersey (2005), y la Beca Lexus para Artistas, San Juan, PR (2005). Además, fue seleccionado para la sección Solo Objects de ARCO, Madrid (2013). Andrea Bustillos Duhart

  • Dónde

    Karen Huber / Ciudad de México, Distrito Federal, México
  • Inauguración

    02 feb de 2018

  • Artistas que participan en Y cuando uno vive en el paraíso, ya uno no quiere irse tan pronto


Recibe alertas de eventos como éste

ArtCity

Descárgate ArtCity, la app que te dice que exposiciones tienes cerca.

descargar