CUATRO PATAS BIEN, DOS PIES MAL

Cuatro patas bien, dos pies mal

  • 1.Todo lo que camina sobre dos pies es un enemigo. Acceder a un país, a una ciudad, a un barrio, a una casa, a una habitación significa, además de una ruta, un desdoblamiento del ser incógnito al ser íntimo. Tal acercamiento predispone que los actos y los reflejos originados en el desplazamiento acompasen la temporalidad en donde aquel se detiene, se mimetiza con el espacio en turno. En ese lugar, en cada uno, el ser es un elemento entre aquella armonía: el país lo oculta, la ciudad lo protege, el barrio lo adopta, la casa lo invita, la habitación lo confronta. 2.Todo lo que camina sobre cuatro patas, o tenga alas, es un amigo. Dentro no ocurre nada. Un habitante es anfitrión y es visitante a la vez. Las paredes son aristas que convergen para comprimir y descomprimir su respiración. Los límites del cuerpo latente son los márgenes del habitáculo que, de ser roto, tendría el tamaño exacto del objeto punzante, su puño, su cabeza. Afuera no ocurre nada. Solo un lado permanece activo pues a nadie consta la existencia de alguien habitando el interior, y a ese alguien no consta la existencia del otro imaginándole desde el exterior de tal emplazamiento que pareciera nunca estuvo. Aquí y allá el país es idea, la ciudad esperanza, el barrio es palabra, la casa es ruina, la habitación mentira.

  • Dónde

    arróniz arte contemporáneo / Ciudad de México, Distrito Federal, México
  • Inauguración

    06 feb de 2018

  • Artistas que participan en Cuatro patas bien, dos pies mal



Recibe alertas de eventos como éste

ArtCity

Descárgate ArtCity, la app que te dice que exposiciones tienes cerca.

descargar