#ahíosquedáis

#ahíosquedáis

  • Entidades Organizadoras

    espacio trapézio
  • Seis años seis. Seis fueron y solo seis serán. Un centenar de proyectos, actividades, colaboraciones, acciones, presentaciones, talleres, reuniones, promociones, fiestas, eventos, conciertos, dj’s, lecturas, residencias, asambleas, manifiestos, encuentros, bazares, markets, cervezas y cafés... ¿Y todo esto para qué ha servido? ¿para completar el tejido cultural de espacios independientes y multidisciplinares de la capital? ¿para apoyar desinteresadamente la cultura? ¿para ayudar a dar visibilidad a artistas fuera del sistema? NO HA SERVIDO PARA NADA El filántropo inconsciente ha permanecido en la sombra durante mucho tiempo. Observando, aprendiendo, digiriendo lo que ocurría. Era su deseo expreso: Cero visibilidad, apoyo económico, entusiasmo, defensa de la libertad de expresión, paciencia y ganas de cambiar algunas cosas y acercar la cultura a todo el mundo. Pero eso tampoco ha servido para mucho. Tan solo para vivir una experiencia agridulce en un mundo que le apasionaba pero del que ahora reniega. La bestia ha ganado. Por eso quiere decir unas palabras, que ya va siendo hora. Primero lo bueno, que es mucho: espacio trapézio nació de la ingenuidad y el entusiasmo inconsciente. Ahora lo sabemos. También lo sabía la bestia que miraba de reojo impresionada por tamaña desfachatez. Al inicio fueron días de vino y rosas, alabanzas, presentaciones y aparente admiración desinteresada por el proyecto. Lo más granado pisó nuestro negro suelo de basalto. Por aquí han pasado grandes artistas, comisarios comprometidos, entusiastas emprendedores culturales, colaboradores desinteresados, vecinos agradecidos, pero sobre todo un gran equipo de personas defendiendo el fuerte contra viento y marea. Todos ellos amigos del espacio, en definitiva. A todos hay que agradecerles su tiempo, su apoyo y su confianza. Hemos hecho proyectos muy buenos, hemos removido algunas conciencias, hemos seguido a rajatabla nuestro compromiso con la expresión libre y comprometida con el contexto social y político del momento, con la libertad de género, con formas de expresión cuasi denostadas, nos hemos jugado a veces el tipo delante del escaparate gourmet y finolis del momento, con arrojo y llevando a cabo exposiciones que no hubieran podido ver la luz de otra manera. Hemos exprimido nuestra imaginación para encontrar formas de autofinanciación y colaboración. Eso es lo mejor que nos llevamos con nosotros: el ESPACIO (con mayúsculas) que hemos construido. Y para todos ellos es esta muestra (no osaremos llamarlo proyecto artístico aunque también lo sea...) que recoge nuestra existencia y el fruto de todos nuestros esfuerzos. Impresiona comprobar que no nos cabe todo lo que hemos hecho y no poder reflejar todo el trabajo que ha habido detrás para conseguirlo. Todo sin un solo euro de la administración española. Dar las gracias así, de forma simbólica, a todos los que han participado es lo menos que podemos hacer. Muchas buenas experiencias sí, con las que nos hemos retroalimentado para tirar para adelante, pero también muchos jarros de agua fría que han dejado aterido nuestro entusiasmo y vaciado nuestros bolsillos. Y no, no nos referimos solo a que la administración no subvenciona el arte (“sin subvenciones no hay cultura” escuchamos una vez), ni queremos sumarnos a la incomprensión del cultureta que cuan calimero asume su futuro sometido a los designios del funcionario público o del peloteo al curator gafapasta de turno. Eso lo hemos dado por descontado desde el principio y hemos luchado para encontrar dinero donde no lo había, con nulo apoyo ni de la administración, ni de entidades privadas….apenas algunas instituciones (todas ellas extranjeras) entendían nuestra filosofía y nos apoyaron modestamente. Esa efectivamente es una de las razones de peso de nuestro adiós. Pero hay otra igual o más importante: el propio sistema cultural de esta ciudad. Cómo está montado, quién manda, dirige y dispone… Y que no cambia pese a los cambios. Es una especie de vodevil para ver y ser visto, donde no se entienden bien iniciativas no autorizadas por el libro de estilo de la intelectualidad más moderna con ropa de segunda mano. Encorsetado y rancio. Eso, y que hay mucho estúpido suelto que también ha pisado el basalto de trapézio, y que quizás pensaba que estaba “tó pagao”. Seis años y no se ha entendido nada… Decíamos antes que mucha buena gente había pisado nuestro suelo. Gracias a ellos hemos logrado ser lo que somos y hemos sido (una especie de “milagro”, que también nos lo han dicho). Y justo es decir que son mayoría, pero tantos sinsabores y problemas económicos no merecen mantener esta lucha agónica sin tener una mínima garantía de apoyo institucional y del sector. Para ellos también es esta selección de las muchas y buenas cosas que se han hecho en nuestra “larga” vida (para las previsiones de la bestia, claro). Para que comprueben de lo que hemos sido capaces y para decir alto y claro: Señores, así no…ahí os quedáis! Jesús Alvarez Filántropo desencantado espacio trapézio 2011-2017: 6 años, 64 proyectos expositivos, más de 500 agentes culturares involucrados, alrededor de 80 actividades multidisciplinares, 11 convocatorias artísticas…

  • Dónde

    espacio trapézio / Madrid, España
  • Inauguración

    17 nov de 2017

Recibe alertas de eventos como éste

ArtCity

Descárgate ArtCity, la app que te dice que exposiciones tienes cerca.

descargar